La iluminación es un acto VOLUNTARIO y ESPECIFICO de Dios en gentes que él escogió desde antes de la fundación del mundo, para MANIFESTAR lo que el hombre por su propia inteligencia o sabiduría, NO PUEDE COMPRENDER.

 

             En este aspecto podemos decir que Dios SI hizo acepción de personas, porque esa manifestación de Dios en el hombre, se ejecuta únicamente mediante el conocimiento de la revelación, y esta no es para todo el mundo sino para aquellos a los que Dios predestinó, a fin de “aclarar a todos cuál sea la dispensación del MISTERIO ESCONDIDO desde los siglos por Dios, que creó todas las cosas” (Ef. 3:10).

 

             La persona que recibe la iluminación de la palabra se siente consciente de ese hecho, porque el impacto de la palabra que le ha sido develada, produce un efecto visible y practico en la vida natural del mismo.

 

             El apóstol Pablo, consciente de la necesidad de que los gentiles entendieran y expandieran la revelación que él recibió en el tercer cielo, expone su preocupación: “No ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os DE ESPIRITU DE SABIDURIA y de REVELACION en el CONOCIMIENTO de él; Pablo estaba interesado en que todos entendieran el misterio de la revelación, ALUMBRANDO, iluminando, los ojos de vuestro ENTENDIMIENTO, para que SEPAIS, cuál es la ESPERANZA a que él os ha llamado, y cuáles las RIQUEZAS de la gloria de su herencia en los santos” (Ef. 1:16-18)

 

 

 

 

 

 

 

 

B.  LA ILUMINACION DE LA PALABRA

 

I. INTRODUCCION

             En el capítulo anterior estudiamos detalladamente todo lo relacionado con LA INSPIRACION de la palabra, vimos los tipos de inspiración, analizamos algunos textos y su clasificación, explicamos cuáles escrituras no fueron dictadas por Dios y examinamos el contenido de Ho Logos (la palabra) su fin y aplicación, en general, pusimos un fundamento sólido para poder entender el tema que vamos a tratar en esta lección.

 

             Es sumamente importante que la iglesia del Señor pueda distinguir la relación, diferencia, posición y acción entre las palabras inspiración, iluminación y revelación; de esa distinción dependerá el grado de madurez y crecimiento que podamos reinar en este  mundo lleno de conflictos.  De acuerdo a lo que Jesús dijo que la carne para nada aprovecha, podemos declarar que las prácticas religiosas de los cristianos de esta centuria que basan sus enseñanzas en la ley de Moisés, no pueden producir nada espiritual en la vida del creyente, pero la palabra registrada que fue dicha por Dios, sí es operativa, energética, creativa porque ellas "son espíritu y son vida" (Jn. 6:63).

 

 

 

II. CONCEPTO DE  ILUMINACION.

             Por años, el término "iluminación" ha sido objeto de discusión teológica sobre todo en los países de habla hispana en donde hablar de iluminación es sinónimo de santería, espiritismo o ciencias ocultas, sin embargo, el hecho de que ellos den un mal uso al concepto, no quiere decir que nosotros los hijos de Dios no podamos experimentar en nuestra vida espiritual esa realidad.

 

CONCEPTO:

             Iluminación viene del griego PHOTISMOS que dentro del contexto bíblico se traduce como: "La obra del Espíritu Santo que hace iluminar, la verdad de la revelación escrita y a su vez, trae a la luz el significado de lo que se revela".

            

             La iluminación y la revelación tienen una estrecha relación con la inspiración ya que, la "inspiración" es la base de la verdad que Dios quiere "revelar" al hombre,  por medio de la "iluminación".

 

             Una de las preocupaciones y por lo cual el apóstol Pablo oraba, era para que a los efesios, "el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de Gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando  los ojos de vuestro entendimiento" (Ef. 1:17,18).

 

 

 

 

III. PROPOSITO DE LA ILUMINACION

             El único propósito de la iluminación es el de traer a la luz el significado de la verdad revelada que fue inspirada por Dios. Iluminación se traduce en la Biblia como "luz del evangelio" que "resplandeció" en nuestros corazones para "iluminación" del conocimiento de Dios en Jesucristo; el apóstol Pablo en su segunda carta dirigida a los corintios donde enseña sobre el ministerio del nuevo pacto dice: "Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio, del nuevo pacto, según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos, antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, parece que en los tiempos en que Pablo enseñaba el evangelio de Dios, también adulteraban la palabra de Dios, léase: "La Ley, Los Profetas y Los Salmos" que era la división natural que los judíos le daban al antiguo testamento. Pablo continúa así: sino por la manifestación de la verdad revelada, recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios; pero si nuestro evangelio está encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la verdad del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. Porque no nos predicamos a nosotros mismos, ni doctrina de hombre alguno, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús, Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, Dios mismo es que da la luz para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo" (2 Cor. 4:1‑6).

 

             Iluminación, alumbrado, alumbramiento, lumbre y luz, son sinónimos en las escrituras; en  Efesios 1:17,18 Pablo enseña que la única manera de conocer quiénes somos en Cristo, es que nos sean "alumbrados" los ojos del entendimiento por medio de la palabra que ha sido inspirada para que venga la revelación de lo que es nuestra herencia: "para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría, es decir, la sabiduría que viene de Dios, y de revelación en el conocimiento de él por medio de la palabra, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, o sea la mente natural trasformada por la palabra, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de a gloria de su herencia en los santos"

 

 

 

IV. COMO FUNCIONA LA ILUMINACION

             Tanto la inspiración, como la iluminación y la revelación pueden funcionar independiente o simultáneamente. 1 de Pedro 2‑5 es un pasaje donde hay inspiración pero no iluminación; Pedro enseña que en el conocimiento anticipado de Dios  nosotros estábamos: "elegidos según la presciencia de Dios Padre, o conocimiento anticipado, en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo" (vs.2); "guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que estaba preparada" desde antes de la fundación del mundo para ser manifestada en el tiempo postrero" (vs.4), en los versos 6 y 7 Pedro introduce su conocimiento de ley y enseña, que aunque el cristiano fue preelegido para salvación desde antes de la fundación del mundo, y que no tiene que hacer nada para ser salvo, el apóstol de la incircuncision  dice que "es necesario sufrir diversas pruebas y aflicciones" a fin de validar una fe que ya Dios había establecido en presciencia, en las personas que iban a creer en El, la razón por la cual Pedro enseña esto es porque la "aprendió" de los profetas que "inquirieron o escudriñaron diligentemente" acerca del acontecimiento de la salvación,  y confiesa que no fue a él, sino a los profetas "A estos a quienes Dios les reveló"  la verdad de la salvación predestinada, cosas en  las cuales anhelan mirar los ángeles” (1 Pe. 1:10‑12).

 

             Hay escritos bíblicos en las cuales la inspiración, iluminación y revelación están presentes: "Antes bien, como está escrito en Isaías 64:4: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las cosas que Dios ha preparado  desde antes de la fundación del mundo para los que le aman, pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu: (1 Cor. 2:9,10,12); el verso 9 habla de la inspiración: "como está escrito"; el verso 10 dice que ese "escrito está"  lo descubrió o reveló Dios al hombre por el Espíritu; por último el verso 12b dice: "para que sepamos" o veamos lo que fue iluminado. No se puede saber o conocer de algo que existe pero que está oculto, si antes no se ilumina para poder descubrirlo.

 

             "LEA LA BIBLIA",  ¿Cuántas veces no hemos visto esta frase en tratados, vallas publicitarias, calcomanías y otros medios de comunicación?, sin embargo, leer la Biblia no es suficiente si no se tiene un corazón dispuesto a recibir la iluminación del Espíritu Santo. La única razón de la iluminación es develar la revelación, tal como fue el propósito de Jesucristo al compartir con apóstol Pablo en el paraíso para “iluminarle” el verdadero significado de su muerte, resurrección y ascensión al cielo.

 

             Una persona puede inclusive estudiar, analizar y hasta memorizar toda la Biblia pero eso no funciona hasta que la palabra, Cristo mismo, les haya sido iluminado y revelado a su mente por medio del espíritu regenerado, mientras eso no ocurra seguirá siendo: "hombre natural que no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios...porque las palabras que salen de la boca de Dios "son espíritu y son vida" y "se han de discernir espiritualmente" (1 Cor.2:14; Jn.6:63).

 

             La única vez en que la iluminación de las escrituras viene al que la tradición llama "inconverso", pero conocido por Dios como "oveja descarriada" (Is.53:6), es al momento de escuchar el mensaje por medio del cual Dios le "recuerda" que su nombre, está inscrito en el libro de la vida desde antes de la fundación del mundo, que está completo en Cristo y que con una sola ofrenda Dios lo hizo perfecto para siempre. Dios le ilumina y revela la palabra de salvación la cual fue instaurada desde antes de los tiempos de los siglos produciendo en ese instante,  la  "recepción" de la salvación o el conocimiento natural de la misma, algo así como un dar giro de ciento ochenta grados para empezar a caminar en dirección contraria a la que andaba.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

V. CONCLUSION

             Conforme a lo que acabamos de estudiar,  podemos llegar a la conclusión de que la iluminación de las escrituras al espíritu del creyente, es la base de una correcta interpretación mediante la revelación de lo que el Espíritu Santo quiere enseñar a la iglesia, por medio del evangelio de la gracia dado al apóstol Pablo.

            

             Durante el estudio de la palabra el fenómeno sobrenatural que antecede a la revelación, es la iluminación; es bien probable que la iluminación con revelación llegue a un cristiano y este no sepa identificar estos actos del Espíritu Santo.

 

             Amado hermano lector, estoy seguro que en alguna vez de nuestra vida cristiana mientras estudiamos ávidamente la palabra, nos encontramos con un verso, o capítulo entero o quizá un libro completo de la Biblia y de repente encontramos algo que a lo mejor lo habíamos leído muchas veces, vemos una verdad que hace explosión en nuestro espíritu produciendo gozo, seguridad, esperanza y reposo en nuestra alma, ¿Nos ha pasado?, ¡Seguro que sí!, y la reacción natural que sigue, es la de querer compartir con alguien lo que acabamos de "descubrir" en pasajes que tantas veces habíamos leído, pero en los que nunca "nos habíamos fijado", ¿Qué ocurrió?, es simple: Como estuvimos estudiando con un corazón dócil y sensible al Espíritu Santo y a la palabra, por esa causa, Dios nos "iluminó" la palabra escrita para "revelarnos" la verdad "inspirada" que siempre estuvo allí, pero estaba oculta a los ojos naturales, por consiguiente, podemos recibir que la iluminación es una dispensa de Dios para el creyente que decide conectar su espíritu regenerado, con el Espíritu de Dios a fin de recibir esa bendición mediante el estudio de la palabra de la gracia. No hay iluminación sin estudio de la  palabra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Text Box: LA ILUMINACION PROVIENE DE DIOS
Text Box: El hombre reciba LA ILUMINACION  cuando Dios necesita DEVELAR un misterio oculto que estado escondido en EL desde antes de los 
tiempos de los siglos
Text Box: “ETAPAS DE LA PALABRA
Nerio Alvarez
Text Box: B. LA ILUMINACION DE LA PALABRA

 Contáctenos:

Este es el portal oficial del Ministerio Internacional DICE LA BIBLIA ORG.

Miami Lakes, FL. USA

1999-2013