Text Box: Puente no aceptado por Dios
Text Box: 	
	Como hablamos en el estudio “Cronología de La Creación”, Dios se vio en la necesidad de “bajar” como espíritu, abandonar su trono por 33 años para encarnarse en el cuerpo del hombre llamado Jesús con el fin de rescatar y recuperar lo que Adán no pudo cuidar ni administrar. 

	Dios le había entregado todo poder, señorío y autoridad al hombre llamado Adán al cual había “formado” del polvo de la tierra: “Y creó Dios la hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios; y les dijo Dios: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla” (Ge. 1:27,28). Toda la creación incluyendo todas las riquezas que la tierra ofrecía, les fueron entregadas al primer Adán alma viviente. 
Text Box: 	Intencionalmente vamos a obviar la concepción, nacimiento, niñez y pubertad de los hechos que narran la historia del hombre Jesús que de acuerdo al escritor Lucas, “han sido ciertísimas” (Lc. 1:1) Este hombre nacido de mujer, vino a ser en su cuerpo el vehículo en el cual el espíritu del Dios de los cielos se movería durante su estadía en la tierra.

II. PROPOSITO DEL DIOS-HOMBRE

             Dios antes de venir a la tierra en su perfecta planificación, previó el detalle de prepararse cuerpo donde morar: “Por lo cual entrando al mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; mas me preparaste cuerpo(Heb. 10:5), aquel ente físico era el hombre de Nazareth llamado Jesús.

 

             El cuerpo natural de Jesús no se diferenciaba en nada de cualquier otro ser humano puesto que como hombre “fue tentado EN TODO según nuestra semejanza, con la diferencia que se mantuvo sin pecado”. El fue asediado de todo tipo de tentación en su carne y la única manera de llegar a comprender y sentir  como humano era que se hiciera semejante e ellos y bajo esa premisa “poder compadecerse de nuestras debilidades” (Heb. 4:15).

 

             El verdadero triunfador en la cruz del Calvario fue el hombre Jesús y no Dios. Si  Dios no se hubiera “despojado de su investidura divina”, su triunfo como Dios no hubiera servido para el rescate de la humanidad, pero él “siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios, o sea que no se aprovechó de su condición ni de su posición, como cosa a que aferrarse, o valerse, sino que se despojó a sí mismo, se quitó su alta “investidura”, tomando forma de siervo, “servidor o sirviente” es la mejor traducción, hecho semejante a los hombres, de la misma naturaleza llena de deseos engañosos, pero sin pecado, y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, se rebajó hasta lo más in-sublime, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Fil.2:6-8).

 

              El método de muerte más vergonzoso que existía para un judío era el sistema romano de sacrificio en un madero, la razón del oprobio era porque el cuerpo del delincuente que se ajusticiaba, debía estar totalmente desnudo a la vista de todo el que asistía a aquellos actos que generalmente se hacían en las afueras de la ciudad.       

Text Box: 	Como estudiamos en párrafos anteriores, Dios hizo la creación para que el primer hombre la administrara y se usufructuara de ella. Le dio instrucciones para que se erigiera como dueño absoluto de todo lo que había hecho “bueno en gran manera” (Ge. 1:31), sin embargo, dentro del trato había ciertas condiciones que cumplir de las que no vamos a hablar por ser consabidas y conocidas como la desobediencia, por cuya razón, Dios destituyó al hombre de su posición y permitió que el otro ente que estaba con el primer hombre en el huerto de Edén llamado Satanás, tomara control y posesión de todo aquello que El Señor le había encomendado y entregado a Adán, incluyendo la posición espiritual y la descendencia de la raza humana.

             Después de miles de años de haber destruido al primer hombre llamado Adán, y haber desaparecido del panorama bíblico, re-aparece  repentinamente cuando el hombre llamado Jesús estaba a punto de comenzar su obra redentora acá en la tierra, lo más curioso es que Satanás vino con la misma estrategia que utilizó para engañar al hombre en el ubérrimo huerto de Edén, aquel “con que Dios os ha dicho” (Ge. 3:1) que confundió al hombre en Edén, lo aplicó también con el hombre Jesús en el paupérrimo desierto cuando le dijo: “Si eres el Hijo de Dios, échate abajo...porque escrito está” (Mat.4:6); con este “si” condicional  el diablo pretendió engañar a Jesús, cosa que no logró tal como lo había hecho con el primer Adán

Text Box: 	Cuando el hombre desobedeció a Dios haciendo lo que le dijo que no hiciera, el puente comunicativo, la provisión, la relación personal y el acuerdo que había entre ellos quedó indefinidamente roto siendo imputada a toda la raza humana  pre-Calvario.

	Dios encarnado en el hombre llamado Jesús en su conocimiento anticipado había “ideado” la forma de re-establecer, re-construir y re-edificar el “puente” para que el hombre se re-conciliara con su creador y restituir todo lo que Adán había destruido y entregado a Satanás hasta que el otro Adán llamado Jesús, vino a re-establecer el orden y arrebatarle todo para devolverlo a sus verdaderos dueños y herederos: La iglesia Text Box: 	Cuando el hombre, de acuerdo a lo pre-establecido de antemano, propició la ruptura de relaciones con su creador y formador, juntamente con ese hecho, Dios, ideó la manera de re-establecer aquella comunicación y para ello constituyó “un puente” por el cual pudieran atravesar las generaciones post-Calvario para re-conciliarse con El. “Así que, hermanos, teniendo, permanentemente,  libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino, puente, ‘yo soy el camino”, que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne...acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura” (Heb.10:19-22) En el contexto anterior se utiliza para “agua” la palabra griega Hudor: que significa “agua viva, que se mueve”; no Hidro que es el “agua natural, líquida”.
Text Box: 	Como el principal elemento que separaba al hombre del creador era el pecado, Dios propuso una ley para “regular” ese flagelo pero como aquella “nunca puede hacer perfectos a los que se acercan a ella” (Heb. 10:1) tuvo que hacer provisión en sí mismo al encarnarse en el hombre llamado Jesús para, en la misma condición del hombre Adán, poder destruir al pecado, rescatar a la creación y reconciliar consigo al

 

HOMBRE PRE-CALAVARIO:

 

Pecado

Ley de Moisés

Mandamientos

Ceremonias

Religión

Condenación

Esclavitud

Muerte

Diablo

 

DIOS NO ACEPTABA LAS OBRAS DE LA LEY COMO INTERMEDIARIA

 

“No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el convocar a asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes; vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes las tiene aborrecidas mi alma; me son gravosas; cansado estoy de soportarlas”

 

(Is. 1:13,14)

             Al principio de la humanidad Dios y el hombre tenían una relación personal y comunicación directa. Existía un “puente” entre ambos. Nada impedía la comunión.

Oval: “Mas Jehová llamó al hombre y le dijo: ¿Dónde estas tú? 

(Ge.3:9)
       
Oval: “Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo”

(Ge.3:10)

             El Diablo le hizo una proposición decorosa en forma de tentación al hombre Jesús, tal como lo hizo con el primer Adán cuando le dijo: “No moriréis, algo así como: Dios les está mintiendo; sino que sabe Dios que el día que comáis de el, del árbol prohibido, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”. (Ge. 3:4,5)

 

             En un paréntesis observemos la verdad de que Dios conoce el bien y el mal. (Ge, 3:4,5). Ezequiel en su libro Lamentaciones se hace eco de esta verdad: “¿Quién será aquel que diga que sucedió algo que el Señor no lo mandó?, luego hacer una pregunta afirmativa: “¿De la boca del Altísimo no sale lo malo y lo bueno? (Lam. 3:37,38).

 

             En su intento por “descubrir” si realmente Jesús el “hijo” del carpintero José era el Hijo de Dios, Satanás se lo jugó todo cuando “le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el Diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos, porque a mi me ha sido entregada, por Adán desde Edén, y a quien quiero la  doy”; lógicamente aquella tentadora oferta tenía un precio: “Si tu postrado me adorares, todos serán tuyos” (Luc. 4:5-7)

            

III.  PROPOSITO DE DIOS PARA EL HOMBRE

Text Box: 	Desde antes de la fundación del mundo, Dios en su prognosis o “conocimiento anticipado”, tenía todo el esquema de lo que habría de suceder hasta tiempos de la eternidad. El apóstol Pedro reveló en su primera carta que Cristo “ya había sido destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos, en la persona del hombre Jesús, por amor de vosotros” (1 Pe. 1:20),

             Dentro del plan divino de Dios estuvo la entrega de la creación a Satanás por parte de Adán, pero a la misma vez había planificado la forma y el elemento que utilizaría para el rescate de lo que se había extraviado desde la formación del hombre.

 

             Ante la pretensión de Satanás de recibir adoración por parte de Jesús y entregar a cambio los reinos de la tierra y toda su gloria, Jesús solamente se limitó a poner en efecto su autoridad: “Vete de mi Satanás, observemos que no dijo: “vete de aquí”, la razón de esta declaración es que lo que estaba sucediendo era una lucha espiritual porque Satanás siempre fue un espíritu, nunca tuvo un cuerpo como lo tuvo Dios encarnado en Jesús y era en esa área donde se entabló aquella confrontación, de hecho Satanás “le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el pináculo, o cúpula, del templo, y le volvió a retar: Si eres el Hijo de Dios, échate de aquí abajo” (Luc. 4:8,9); al no poder lograr nada, el Diablo, “se apartó de él, de Jesús, por un tiempo” (Luc. 4:13)

 

             Con este episodio comenzaba el rescate del reino de Dios y de la humanidad. Una de las razones fundamentales por la cual Dios se humanó, fue que como había sido un hombre llamado “el primer Adán” quien había “entregado” a Satanás todo lo que El Señor había hecho, debería ser un hombre que sería llamado “el postrer Adán”  quien igualmente rescatara lo que se había perdido, incluyendo la raza humana, el elemento de ese pacto fue Jesús de Nazareth.

 

Rounded Rectangular Callout: “Si eres el Hijo de Dios, dí que estas piedras se conviertan en pan”
(Mat.4:3)
Rounded Rectangular Callout: “No solo de pan vivirá el hombre”
(Mat. 4:4)

Oval: DIOS EN SU 

REPOSO
       

Oval: El HOMBRE 

A MERCED DE 

SU ALMA

Text Box: Relación Interrumpida

* Sin poder contra el pecado. (1 Cor. 15:56)

· Imperfecta e ineficaz. (Heb. 7:18,19)

* Inmisericorde. (Mat. 5:38; Ex. 21:23-25)

* Implacable.(Ro. 4:15)

* Transporte del conocimiento del pecado. (Ro. 3:20; 7:7)

 

             La Ley fue dada a Moisés para que no se pudiera cumplir y al no poderse cumplir era ineficaz contra el pecado. “Porque no pusieron por obra mis decretos...Por eso yo también les di estatutos que no eran buenos y decretos, 613 mandamientos, por los cuales no podrían vivir”. (Ez. 20:24,25) por lo tanto, era inútil para que el hombre pecador se acercara a Dios y restituir la comunión con El.

 

             Dentro del contexto de lo que venimos estudiando, la ley de Moisés, como puente no servía, por esa razón Dios encarnado en Jesús, tuvo que constituirse en esa “vía”, “camino” o “ puente”  por donde el hombre pudiera “transitar” hasta re-encontrar el camino hacia él.

Text Box: 	El hombre de Nazareth llamado Jesús fue el “puente”, la “provisión”, el “cordero” que Dios en su conocimiento anticipado tuvo preparado para que la generación post-Calvario fuera salva, sana, prosperada, resguardada, bendecida, libre del pecado, salva para siempre, perfecta, reyes, sacerdotes, justificada, heredera, inmortal, por cuya razón, “Dios estaba en Cristo, su espíritu en Jesús, reconciliando consigo al mundo, NO TOMANDOLES EN CUENTA a los hombres sus pecados, lo cual era el elemento que nos separaba de su gloria y bendiciones; y nos encargó a nosotros, los que conocemos esta verdad, el ministerio de la re-conciliación” (2 Cor. 5:19)
Text Box: 	
	Al apóstol Pedro se le reveló que nosotros, cuando “nos enteramos” de la gloriosa verdad que hemos sido escogidos (Gr. Poginosko: “seleccionados desde”) y volvemos al redil, en ese momento somos: “re-nacidos; acá no está involucrando nuestro nacimiento en carne y sangre lo cual Pedro aclara cuando dice: no de simiente corruptible, o sea no “re-nacidos” de naturaleza humana, sino de incorruptible, naturaleza eterna. Observemos la siguiente frase: por la palabra de Dios, o sea que la palabra de Dios es la que nos otorga el conocimiento de esa verdad, y como para darle eternidad a esa doctrina, acota que la palabra que la encierra, vive y permanece para siempre” (1 Pe. 1:23).

	Juan, el apóstol amigo del hombre Jesús aclara la verdad que Pedro enseña, de la siguiente manera: “a LO SUYO vino, a cumplir su misión y LOS SUYOS, los israelitas, no le recibieron, mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; ahora viene el contexto que aclara a quiénes les dio el derecho, o potestad de ser hechos hijos de El. Hermenéuticamente no podemos separar los versos 12 y 13 porque ellos completan la verdad de la revelación dada a Juan: los cuales, con derecho a ser hijos de Dios, sean israelitas o gentiles, no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, o sea que acá tampoco se refiere a un re-nacimiento o “nuevo nacimiento” que involucre ente físico como padre y madre, propósito humano, ni a la decisión personal de “aceptar” ser hijo de él, sino, que el derecho de pertenecer a su estirpe es voluntad, de Dios” quien ya conocía desde antes de los tiempos de los siglos, quienes eran sus hijos. Por favor lea el texto que está en negrillas de corrido para que vea lo revelado en esos dos versos. (Jn. 1:11-13)

	El apóstol Pablo en su segunda carta a Timoteo dice que Dios: “nos SALVO, tiempo pasado, y LLAMO, tiempo pasado, con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo, sin tomar en cuenta la opinión o decisión del hombre, y la gracia que NOS FUE DADA, pasado perfecto, en Cristo Jesús, ANTES de los tiempos de los siglos, pero que ahora, para los tiempos de Pablo, ha sido manifestada por la aparición,  o comparecencia humana en el Calvario, de nuestro Salvador Jesucristo” (2 Tim, 1:9). Este texto deja claro que la salvación fue pre-establecida por Dios cuando aún éramos espíritus antes de bajar a la tierra como él, para que encarnáramos en un cuerpo de carne y hueso conforme como él lo había establecido para nosotros.

	El escritor de Hebreos muestra la realidad de la obra completa de Jesús en el Calvario cuando le fue revelado que: “Así que, por cuantos los hijos participaron de carne y sangre, si participamos de carne y sangre es porque estábamos en un estado intangible, espiritual, él también, de la misma manera y por el mismo canal que nosotros, participó de lo mismo, carne y sangre, con un propósito: para DESTRUIR, aniquilar, exterminar, desaparecer, por medio de su muerte, la de Jesús, al que TENIA, ya no lo tiene porque fue destruido, el imperio de la muerte, esto es, AL DIABLO” (Heb. 2:14) quiere decir que si la obra del primer Adán fue perfecta al fastidiarnos completamente en nuestra relación con Dios por causa del pecado, mucho mejor, más perfecta y sublime fue la del hombre Jesús al destruir para siempre al instigador del pecado que nos separaba de Dios. Si Adán nos destituyó de la gloria de Dios, igualmente el hombre de Nazareth nos re-concilió con Dios y nos Text Box: DIOS EN SU REPOSO ACEPTO COMO VALIDO EL SACRIFICIO DE JESUS EN LA CRUZ DEL CALVARIO

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo Hombre...Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados”

(1 Tim. 2:5; Heb. 10:14)
Text Box: HOMBRE POST-CALVARIO:

Libre del pecado
No  Ley de Moisés
Bendecido
Predestinado
Adoptado
Justificado
Perdonado
Vida Eterna
Text Box: 	
	La razón por la cual Dios no le tomó en cuenta a los hombre sus pecados, fue por causa de la perfección del sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario. En ese mismo acto como destruyó al “que pecaba desde el principio”, desde el cielo cuando se reveló contra Dios (1 Jn. 3:8) terminó también con “el producto” de su ministerio, esto es el pecado que hacía brecha entre Dios y el hombre: “Pero ahora, para los tiempos en que se escribió Hebreos (67 d.C), en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo, en la cruz, para QUITAR, no “cubrir” como sucedía cada año cuando el sacerdote de turno presentaba ofrendas por los pecados del pueblo y por los suyos propio sino que Jesús, quitó una vez y por siempre de en medio el pecado, y lo “quitó” para no tener que tomarle en cuenta a los hombres sus pecados” (Heb. 9:29; 2 Cor. 5:19)
Text Box: 	
	Cuando el hombre llamado Jesús, de acuerdo a lo que estaba escrito de él en las Escrituras antiguo testamentarias, (Luc, 24:44) cumplió el propósito de Dios al ofrendar su vida en la cruz del Calvario, hizo provisión para todos los hombres que fueron inscritos en el libro de la vida desde antes de la fundación del mundo; este hecho que fue manifiesto aquella tarde en el Gólgota. 
	
	Allá no solamente se hizo realidad la SALVACION pre-establecida desde antes de los tiempos de los siglos sino que además, se nos otorgó SANIDAD, LIBERACION y PRESERVACION que son los términos bajos los cuales se encierra la palabra griega Soteria , lo que significa que cuando Dios decide que una persona vuelva al redil, esta entonces re-conoce que ha estado salva desde antes del principio de los siglos y en ese mismo instante, se hace efectivo en el mundo natural, lo que fue una realidad en Dios desde los siglos eternos. 
Text Box: 	Para finalizar y resumiendo conforme a las verdades que hemos estudiado en el evangelio eterno, la definición de lo que en realidad es la salvación se define de la siguiente manera:

	"La salvación es un producto en Dios quien creó e inscribió en el libro de la vida, a los espíritus salvos desde antes de la fundación del mundo y sobre esa base que solo él sabía, se metió en el cuerpo un hombre llamado Jesús para derramar su sangre y dar su vida a fin de rescatar, justificar, adoptar sus cuerpos, perdonar todos los pecados y hacerlos perfectos con una sola ofrenda sin tomar en cuenta la decisión personal del hombre"  (2 Cor. 5:18-21; Ef. 1:5;  Heb. 10:14) 

	El plan de Dios fue y sigue siendo perfecto. Tomo el riesgo de abandonar su trono por 33 años para encarnar en el cuerpo del hombre llamado Jesús, cuerpo que estaba viciado conforme a los deseos engañosos como cualquiera de nosotros por haber sido engendrado en un cuerpo de pecado llamado María, sin embargo, aunque el tuvo la capacidad y la oportunidad de pecar, aunque fue tentado en todo, conforme a nuestra semejanza, nunca pecó, eso lo hace el mas sublime de todos los hombres nacidos de mujer, el hombre que dividió la historia hasta hoy.

Puente aceptado por Dios

Dios abandonó su trono
 por 33 añosText Box: “PROVISION EN DIOS”
Nerio Alvarez

I.  DIOS A SEMEJANZA DE HOMBRE

 

 Contáctenos:

Este es el portal oficial del Ministerio Internacional DICE LA BIBLIA ORG.

Miami Lakes, FL. USA

1999-2013