RUDIMENTOS DOCTRINALES

Pastor Nerio Alvarez

 Contáctenos:

Este es el portal oficial del Ministerio Internacional DICE LA BIBLIA ORG.

Miami Lakes, FL. USA

1999-2013

 

 

I. INTRODUCCION

 

                      Puede ser que el titulo de este estudie llame un poco la atención porque muchos creyentes, especialmente ministros, no aceptan que la “sana doctrina” tenga rudimentos.

 

                      Antes de entrar en detalles sobre el tema vamos definir qué significa la  palabra rudimentos, que connotación tiene dentro de los corrillos evangélicos religiosos, y cuáles pueden ser las consecuencias negativas para que un creyente pueda alcanzar  madurez espiritual.

 

                      Conforme al diccionario de La Real Academia de La Lengua Española, rudimentos es  primeros conocimientos de una ciencia o profesión. Un rudimento se puede traducir también como algo que no permite a una persona crecer por no avanzar hacia algo más importante, significativo, substancial, trascendental, fundamental, primordial o imprescindible, no agradar a Dios por obedecer a conceptos humanos. Con esto en mente vamos a estudiar a la luz de la palabra, cómo los rudimentos han estancado a la amada del Señor y la ha mantenido dando vueltas en un desierto que siempre termina donde mismo: En nada.

 

II. LA BASE FUNDAMENTAL

El tratado a los hebreos, cuyo autor no ha podido ser definido con claridad, es quien habla de los PRIMEROS RUDIMENTOS DE LAS PALABRAS DE DIOS; el escritor está haciendo un serio cuestionamiento a los creyentes de aquel tiempo y a los de este siglo XXI que se entretienen en cosas que no edifican ni benefician; el escritor continúa: y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. El resultado de la inmadurez espiritual equivale un niño lo que mejor define el asunto de los rudimentos.

 

El escritor de Hebreos en esta importante información viene explicando la teofanía de Jesús como Melquisedec y se ve casi obligado a decirles a los lectores de sus notas: Acerca de esto, del asunto de Melquisedec, tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oírPorque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son LOS RUDIMENTOS, como si todavía estuvieran tomando leche del pecho de su madre cuando  ya el tiempo de su lactancia debió haber terminado hacía tiempo, por lo cual reqierián alimento mas nutritivo y sustancioso; Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; para alcanzar madurez espiritual hay que dejar de ser niño espiritual y llegar a consumir el alimento sólido que es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal” (Heb. 5:10-14)

 

Quedamos claros que los rudimentos, aunque sean de las palabras de Dios mismo, no son saludables para mantener una relación solida con el Señor. La falta de crecimiento es debido a la falta de conocimiento de que hay un alimento sólido, tipificando una enseñanza, que nos que nos puede conducir a un status espiritual más elevado.

 

     III. LA GRACIA Y LOS RUDIMENTOS

                     Estoy seguro que la mayoría de nosotros hemos leído, o estudiado la carta del apóstol Pablo  a los Gálatas, como sabemos era una iglesia fundada por el apóstol de la incircunsición bajo una facultad recibida en el tercer cielo por el mismo Jesucristo.

 

                       El apóstol pasó por la experiencia de tener que amonestar a los gálatas, de la misma manera que lo hizo el escritor de Hebreos, a ellos, no por caer en los rudimentos, sino por volverse a las costumbres, tradiciones y hábitos de donde la palabra de gracia que Pablo les enseñó, estaba a punto de ser pisoteadas por ellos cuando como los israelitas, querían volver al “Egipto” rudimentario, atrasado, atrasado, rancio, y arcaico.

 

“Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses; mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a LOS DÉBILES y POBRES RUDIMENTO; los rudimentos no tienen nada bueno que ofrecer a los creyentes, a los cuales os queréis volver a esclavizar? Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. En la anterior declaración Pablo le está reprochando a los gálatas que se querían volver los rudimentos de la ley de Moisés de donde Dios los había rescatado, en un dejo de duda declara: Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros. (Ga. 4:9-11) No hay evidencia bíblica ni extra bíblica de si la proclama de Pablo consiguió su cometido: Convencerlos de la mediocridad de los rudimentos.

 

IV. MADAMIENTOS Y DOCTRINAS: RUDIMENTOS

El apóstol Pablo como sabemos, aunque era italiano de Roma, de acuerdo a las costumbres de su padres, vivió bajo los rudimentos de la ley como fariseo, esto le daba un vasto conocimiento y autoridad para enseñar por medio de sus cartas y personalmente, todo lo relacionado a lo que significaban los rudimentos, vinieran de donde vinieran, especialmente de la ley a la cual el sirvió gran parte de su vida.

 

El apóstol cuando habla de rudimentos del mundo, se está refiriendo a la ley de Moisés, observemos el siguiente pasaje de la carta a los Colosenses 2:20-22“Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, observemos habla de la mortificación en Cristo, para que si el asunto de los rudimentos tenían que ver con mal conocemos como “el mundo”, Pablo dice que esos rudimentos son conforme a mandamientos y doctrinas de hombre; ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques, quien sino la ley de Moisés era quien ordenaba que no se podía hacer esto o aquello, (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso?, Pablo llama “cosas” a los mandamientos y las doctrinas

 

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad” En este pasaje el apóstol había advertido a los colosenses sobre el peligro que representaban tanto la doctrina como el rudimento. Pablo indica que las filosofías religiosas y las sutiles tradiciones de los hombres, son rudimentos del mundo y no según Cristo, finalmente el les da una razón de peso para no dejarse engañar? estamos completos en Cristo por cuya razón no tenemos necesidad de andar en rudimentos ni doctrinas de hombre.

 

     V. RUDIMENTOS DE LA DOCTRINA DE CRISTO

Hemos estudiado los rudimentos, doctrinas, filosofías, huecas sutilezas, tradiciones de los hombres y de la ley, pero hay algo más difícil y embarazoso sobre este tema. El asunto es que el escritor de Hebreos quien indudablemente era un perfecto conocedor de los preceptos de la ley, pero que a la vez tenía también amplio conocimiento de las revelaciones doctrinales  de gracia explicadas por el apóstol Pablo.

 

El escritor de Hebreos indica que todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso de la madurez en la palabra de justicia, tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal” (He. 5:13,14), después lanza una declaración que muchos, especialmente ministros, no reciben como una buena palabra porque URGE a romper con un esquema religioso y tradicional cuando escribe: ”Por tanto, DEJANDO YA los rudimentos de la doctrina de Cristo, de acuerdo a esta declaración, la única manera de ir a hacia la perfección espiritual, es DEJANDO LOS RUDIMENTOS DE LA DOCTRINA DE CRISTO, al hacerlo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del 1. arrepentimiento de obras muertas, 2. de la fe en Dios, 3. de la doctrina de bautismos, 4. de la imposición de manos, 5. de la resurrección de los muertos y 6. del juicio eterno. Estos son básicamente los rudimentos exclusivos de la doctrina de Cristo, sin embargo, ahí no para todo porque hay un sin número de  rudimentos doctrinales conciliares que tiene atados a millones de creyentes en todo el mundo. No tendríamos mucho espacio para enumerarlos pero van desde cómo deben vestirse los creyentes, como hasta cosas tan delicadas como obligar a casarse a parejas que no lo desean, todo en aras de la salvación futura y por supuesto de la religión.

 

    VI. BECERROS DE ORO       

                    Tal como señalamos al comienzo de este estudio, los rudimentos es algo que no permite a una persona crecer por no avanzar hacia algo más importante, significativo, substancial, trascendental, fundamental, primordial o imprescindible, por obedecer a conceptos humanos. Vamos a estudiar teniendo como base la palabra viva y eficaz pero que también es cortante como espada de dos filos, para entender porqué  algunas doctrinas de Cristo se convirtieron en rudimentos después de su resurrección.

 

                    No vamos a tomar un orden cronológico sino que por orden de importancia, dejaremos que la propia palabra nos aclare y explique estas inquietantes declaraciones del escritor de hebreos.

 

1. El bautismo en aguas

                            No vamos a entrar mucho en la historia del bautismo que practicaban los escenios, de donde probablemente Juan el bautista aprendió a bautizar en aguas. Lo que es interesante es analizar cuál fue la razón de más peso, además del bautismo en agua para arrepentimiento con lo cual inició su ministerio.

 

                            Estoy totalmente seguro que el verso que vamos a estudiar ha sido leído por muchísimos creyentes de todo el mundo, sin embargo la verdad que implícita en el mismo, puede cambiar la forma de conceptuar el bautismo como un “sacramento”, palabra que dicho sea de paso, le fue arrebatada a la iglesia católica romana por los concilios evangélicos tradicionales.

 

             Veamos. “El siguiente día vio Juan el bautizador, a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Juan el bautizador con esta declaración se ganó la enemistad de los judíos, porque decir que Jesús QUITA el pecado del mundo, no que lo cubría por un año como en la ley, sino que LO QUITO una vez y para siempre, rayaba en la herejía. La narración continua: Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo, esta fue otra atrevida afirmación de la preexistencia de Jesús, Y yo no le conocía; Juan no es que no conocía a Jesús, claro que lo conocía, ellos eran primos porque su madre Elizabeth y María la madre de Jesús eran primas hermanas, cuando Juan dijo que yo no le conocía, se estaba refiriendo en su manifestación que tuvo lugar en el rio Jordán.

 

             Ahora viene el verso más impactante sobre este rudimento de Cristo, este es el clímax de todo el pasaje: mas para que fuese manifestado Jesús a Israel, por esto, o por ese motivo, vine yo bautizando con aguaObservemos detalladamente que la razón primordial por lo cual Juan apareció bautizando, no fue para el arrepentimiento de pecados, sino para que, Jesús, fuese manifestado a Israel, POR ESTO, para que Jesús fuese manifestado a Israel, vine yo bautizando con agua; como seres racionales que somos nos debemos hacer y a la vez responder la siguiente pregunta: ¿Se manifestó Jesús a Israel, o no se manifestó en absoluto?, si la respuesta es SI, como lógicamente lo es, entonces debemos llegar a la conclusión que los bautizos en agua salen sobrado, son rudimentos que de nada aprovechan, por eso el escritor de Hebreos se atreve a decir: DEJANDO YA ese rudimento bautismal de la  doctrina de Cristo practicado por Juan en el Jordán.

 

       Puede que alguien llegue a preguntar, pero ¿cómo siguieron bautizando cuando durante el ministerio terrenal de Jesús?, lo hicieron porque era la “época” del arrepentimiento, de la ley, del pecado, del diablo, de los sacrificios, no era posible para Jesús violar los preceptos de la ley en la cual nació, vivió, desarrolló su ministerio, murió y resucitó. Si era tan importante el bautismo, ¿Por qué Jesús nunca bautizó en aguas? “aunque Jesús no bautizaba sino sus discípulos” (Jn. 4:2). El bautismo que no es un rudimento ya ocurrió en el Calvario cuando fuimos bautizados en la muerte de Jesús, rociados con su sangre y limpios para siempre.

 

2. La fe en Dios

                           Si el bautismo fue tratado como un rudimento, no es menos inquietante que el escritor de Hebreos incluya algo tan “sagrado” para la gran masa de creyentes en Cristo como lo es la fe.

 

             Curiosamente Hebreos es quien mejor define el asunto de la fe y quien más habla de ella en todo el Nuevo Testamento. Su máximo legado en cuanto a la definición de fe es Hebreos 11:1,2 cuando escribe “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos” sin embargo, dice a la vez que es un rudimento de la doctrina de Cristo, ante eso podemos preguntarnos: ¿A qué fe se está refiriendo cuando señala que la fe es un rudimento?

 

             El escritor no se está refiriendo a la fe que utilizó Pedro para caminar sobre las aguas del mar, no se refiere tampoco al enfermo que pidió a Jesús “ayuda mi incredulidad” (Mar. 9:24) sino que se está refiriendo a “la fe” que va impregnada de obras; las cosas que se hacen para tratar de agradar a Dios como los ayunos, el portarse bien, el hacer cosas para demostrar la fe, el ser buena gente. Ese es el tipo de fe que es un rudimento. La fe genuina, no rudimentaria se origina en Dios y no en cosas que haya que hacer para que él haga, fe es “llamar las cosas que no son como que ya son” (Ro. 4:17).

               

3. La resurrección de los muertos

             Esta doctrina rudimentaria de Cristo, no es tan notoria en estos tiempos pero si lo fue en centurias pasadas en donde gentes vendían sus propiedades porque supuestamente, Cristo regresaba a levantar a la iglesia y a resucitar a los muertos. Bajo esa condición es un rudimento porque nadie saber ni cuando, ni como, ni donde va a suceder, la mejor opción que no es un rudimento, es creer lo que el apóstol Pablo enseñó Romanos. 14:8,9 Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven” Esa es una doctrina que no debe quitarnos el sueño ni preocuparnos, porque no sabemos cuándo ni cómo sucederá, pero de que ocurrirá es tan cierto como que bajo este premisa, la resurrección de los muertos es una gran verdad que nos da seguridad de vida eterna.

 

La doctrina de la resurrección de los muertos se hace un rudimento cuando se supedita esa verdad a la mentira de que por ejemplo, “no se cuida la salvación, si no se hacen buenas obras, si se peca, se pierde la esperanza de la resurrección, es ahí donde se convierte indudablemente en un rudimento porque como sabemos “no es por obras para que nadie se gloríe” (Ef. 2:9) también “tenemos eterna redención...porque con una sola ofrenda nos hizo perfectos para siempre debido a que el pecado fue quitado de en medio” (Heb. 9:12; 10:14: 9:26)

 

                          En una próxima nota estaremos analizando a la luz de la palabra, los otros rudimentos señalados por el escritor del

        tratado a los Hebreos. Estamos seguros que estas enseñanzas cambiaran radicalmente su manera de “creer a Dios” le ayudará                      a liberarse de las imposiciones doctrinales que por desconocimiento, son sinceramente impartidas, pero no correctamente.