C. LA REVELACION DE LA PALABRA

 

I. INTRODUCCION

 

                          Cuando mencionamos la palabra revelación, indudablemente pensamos en el apóstol Pablo a quien se le dio el privilegio de recibir en el tercer cielo, la inescrutables riquezas del evangelio de Dios. Ninguna otra persona de que se tenga noticias, ha podido ser receptor de las verdades que habían estado ocultas desde antes de la  fundación del mundo.

 

                          “Ciertamente no me conviene gloriarme, pero vendré a las VISIONES y REVELACIONES del Señor, observemos que Pablo reconocía que las revelaciones no eran de él sino de Dios. Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. Es importante hacer un paréntesis para analizar la duda de Pablo en su “visita al tercer cielo”. La mayoría de los exégetas están de acuerdo que lo más probable es que el apóstol tuvo un éxtasis, similar al que los discípulos de Jesús tuvieron cuando, de acuerdo al escritor, “se transfiguró ante ellos”.  (Mat. 17:1-3) La narración de Pablo sigue así: Y conozco al tal hombre, nuevamente Pablo entra en su duda razonable”: (si en el cuerpo,  o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) que fue arrebatado al paraíso, donde oyó, reconoce que solamente “oyó”, palabras inefables que no le es dado al hombre expresar” (2 Cor. 12:1-4). Observemos que Pablo en su éxtasis llama el tercer cielo y también el paraíso el “sitio” de donde  oyó palabras inefables, inexplicables, indecibles, indescriptibles, inexpresables.

 

 

II. LA REFORMA DEL ESPIRITU

 

                           Uno de los términos más escuchados dentro de los corrillos evangélicos en los últimos años, es sin lugar a dudas el la palabra “gracia”, ha sido tal el impacto que ha causado esta "reforma" que hablar hoy de "gracia o palabra revelada" era como decir en tiempos de Lutero que "la salvación era solamente por fe", fue una "palabra" “iluminada” a Martín Lutero específicamente para aquellos momentos de confusión teológica en la iglesia; como es sabido históricamente, la confesión de aquella revelación desató una persecución cruel e inhumana avalada no solamente por la institución católica romana, sino más triste aún, por los líderes religiosos evangélicos de aquella época.

 

                           Como era de esperarse, aquellas enseñanzas fueron consideradas como herejías y los que las apoyaban, creían y enseñaban, eran los "herejes" que se habían "atrevido" a cambiar "la sana doctrina". ¿No ha escuchado Ud., estos términos entre los religiosos de este siglo?. No obstante a las persecuciones ya han pasado varias generaciones desde aquel "descubrimiento" de Lutero;  hoy día, millones de personas han aceptado y hecho una realidad en sus almas. aquella verdad que fue considerada como herejía.

 

                           Para la institución católico romana es obvio que todavía en este siglo XXI no sea aceptada que el justo por la fe vivirá, pero lo que resulta penoso y a la vez vergonzoso que la iglesia cristiana de hoy todavía esté haciendo sacrificios propios de un pacto que ya está fuera dispensación. Romanos 5:1  dice: "Justificados pues, (por la fe), tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" podemos preguntar: ¿Es por lo que Jesús hizo en la cruz y porque “la obra no estuvo completa”, que se hace necesario hacer sacrificios religiosos para "alcanzar" y "mantener" la salvación, liberación, sanidad? Qué pensaran, o que tendrán que añadir cuando  el escritor del libro a los Hebreos dice que: "porque con UNA SOLA OFRENDA hizo PERFECTOS PARA SIEMPRE a los santificados, rematando que lo mismo lo atestigua el Espíritu Santo" (Heb. 10:14,15) 

 

                          Al igual que en la era luterana sucede hoy con los ministerios e iglesias que están involucrados en lo que particularmente he llamado: "LA REFORMA DEL ESPIRITU", o sea "la acción de Dios mediante el Espíritu Santo para develar al alma, la palabra de gracia revelada y escrita en las trece epístolas del apóstol Pablo y el tratado a los Hebreos"En estos tiempos a ese mover del Espíritu le dan también el calificativo de "movimientos de gracia". Como es de esperarse, los ministros que ha recibido la revelación y se han "atrevido" creer a Dios para enseñar la palabra sin ningún tipo de compromiso con el hombre, han tenido y seguirán teniendo ataques de la élite cristiana tradicionalista que hace su papel inquisidor en este siglo veintiuno, y todo por no conocer la posición que ostentan en Cristo, el cual con un solo sacrificio invalidó todos los conceptos religiosos rudimentarios por los cuales ellos se rigen todavía.

III. QUE ES LA REVELACION

 

                           La palabra REVELACION viene de la expression griega Apokálupsis, que significa "revelar", "quitar el velo", "descubrir", "traer a la luz lo que estaba oscuro", "develar lo oculto"; podemos decir entonces que revelación es "el descubrimiento de lo que era conocido previamente en referencia a las verdades divinas, pero oculto a  la comprensión de la mente humana". Esta misma palabra del griego es la que se utiliza en  Efesios 1:17: "Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de apokálupsis, revelación en el conocimiento de él".

 

                             Como estudiamos anteriormente, la revelación funciona junto con la iluminación y produce, por decirlo de alguna manera, las explicaciones y aplicaciones de las cosas que han estado ocultas la mente natural, pero que cuando Dios descorre el velo de su palabra sobre hechos y verdades que el hombre no podía conocer ni entender por sí mismo, y son revelados mediante la "explicación" que recibió el apóstol Pablo en el paraíso, se produce lo que se conoce como revelación por iluminación.

 

                           A través de todas la biblia, incluyendo el Antiguo Testamento, Dios le da importancia a la revelación de la palabra puesto que por medio de ella, el hombre puede entender todo lo que Dios ha preparado para los que le aman. En el llamamiento de Samuel hay un relato interesante que habla claro sobre este asunto: "El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí; y la palabra o enseñanza de Jehová escaseaba en aquellos días; y no había visión, revelación con frecuencia. Y aconteció un día, que estado Elí sacerdote de Dios acostado en su aposento, cuando sus ojos comenzaban a oscurecerse, por la vejez, de modo que no podía ver, Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde estaba el arca de Dios; y antes que la lámpara de Dios, acá tipifica la enseñanza y revelación de la palabra, fuese apagada, Jehová llamó a Samuel; y él creyendo que era Elí respondió heme aquí. Y corriendo luego, Samuel a Elí, dijo: Heme aquí; ¿para qué me llamaste? y Elí le dijo: Yo no he llamado; vuelve y acuéstate. Y él volvió y se acostó. Y Jehová volvió a llamar otra vez a Samuel. Y levantándose Samuel, vino a Elí y dijo: Heme aquí; ¿para qué me  has llamado? y él dijo: Hijo mío, yo no te he llamado; vuelve y acuéstate"; aunque Samuel probablemente escuchó audiblemente la voz de Dios, la confundió con la de Elí porque como "Samuel no había conocido aún a Jehová, ni la palabra de Jehová le había sido ’REVELADA”, era imposible que Samuel pudiera haber identificado el llamado a la voz del Señor. (1 Sa. 3:1‑7) .

 

             La voluntad de Dios es expresada en el creyente cuando El le revela su palabra con instrucciones, demandas, acciones y soluciones efectivas. Hay situaciones en las que no se puede aducir que son la voluntad de Dios como por ejemplo las enfermedades, mediocridad espiritual, fracasos, derrotas, o miserias., etc. El caso más comúnmente visto tal como enseñan algunos creyentes religiosos evangélicos cuando dicen que las enfermedades son la voluntad de Dios como "una prueba" en la vida del creyente”,  ante eso bien vale esta reflexión: "Si un cristiano está enfermo, convencido de acuerdo a lo que le enseñaron que esa es la voluntad de Dios como "una prueba", la lógica indica que este no debería buscar ningún medio ni natural ni sobrenatural para sanar su dolencia ya que si lo hace, se ubica fuera de la voluntad del Señor cuya intención de acuerdo a esa enseñanza, es mantenerlo enfermo". Aunque Dios tolere o permita la enfermedad en el cuerpo de algún creyente, la culpa en todos los casos es de la persona que muchas veces viola leyes naturales de cuidado humano, pero de ninguna manera se puede culpar atribuir a Dios  como el causante de tales dolencias.

IV. DIIFERENCIA ENTRE INSPIRACION Y REVELACION

 

             Varias escuelas teológicas sustentan la idea de que la revelación equivale a las palabras plasmadas en la Biblia que Dios dejó para que las personas "la creyeran", sin embargo, existe una marcada diferencia entre lo que en el libro llamado Biblia está plasmado el cual contiene la palabra dictada o inspirada por Dios, y la revelación o descubrimiento de esa palabra. La diferencia es marcada porque la revelación, DESCUBRE una "nueva verdad" que en realidad no era nueva puesto que estaba allí desde hacía mucho tiempo, mientras que la inspiración tiene como propósito la COMUNICACION y REGISTRO de esa verdad escrita.

 

             Aunque toda palabra de Dios fue inspirada y para ser escrita, si esa palabra inspirada no es develada mediante la revelación, se puede leer, pero no se entiende para provecho porque esta “oculta o velada” a la mente humana y no se puede discernir sino por la revelación

 

 

 

V. TIPOS DE REVELACION

 

                           Dentro del contexto teológico existen dos tipos de revelación que aunque ambas son generadas por Dios, no por eso producen el mismo resultado en las personas que las aceptan; estas son: la revelación universal o general y la particular o individual.

 

1. La revelación universal o general          

                           Este tipo de revelación es la que "se descubre por si sola y que no tiene otra interpretación o aplicación que no sea lo que ella misma enseña". Ejemplo. "Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de tus manos" (Sal.19:1) equivale a reconocer que Dios es una realidad infalible. "Jesús es el Hijo de Dios" (Jn. 1:34) no deja alternativa demostrable de que estas no sean unas verdades absolutas, no circunstanciales.

 

2. La revelación particular o individual

                           Es la revelación redentora llevada a cabo mediante la aceptación de Ho Logos en el alma regenerada del creyente, cuyo maestro es el apóstol Pablo a quien se le entregó la revelación que cambia las vidas. Esta palabra de gracia "es procesada para convertirse en una palabra de acción creativa y productiva en labios del creyente".

 

                           En el Antiguo Testamento esa palabra tuvo también esos atributos en labios del propio creador: "Y dijo Dios..." (Ge. 1:3,6,9,11,14,20,24,26,29); "La palabra está en tu boca...Si confesares con tu boca" (Ro. 10:8,9) es sinónimo del efecto que causa la palabra dicha por Dios cuando al cristiano le es revelada y la utiliza.

 

                           A la única persona a quien se le reveló particularmente la palabra de gracia fue a apóstol Pablo: "Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles" (Ga. 1:15,16).  Pablo entendió perfectamente que lo que recibió en el paraíso, iba a cambiar la vida de millones de personas que en este siglo XXI creyeran en los preceptos de las enseñanzas de la gracia: Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, haciendo alusión a Jesús, sino por revelación, directa y personal, de Jesucristo", Jesús post-Calvario,  (Ga. 1:11,12) y remata con esta otra verdad: "Si es que habéis oído de la dispensación de la gracia de Dios que me fue encomendada para con vosotros; que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente."  (Ef. 3: 2,3)

 

 

El apóstol Pablo tuvo el privilegio de ser escogido desde el vientre de su madre, para    recibir la revelación del evangelio de Dios, directamente de Jesucristo el resucitado.

(Ga. 1:15)

 

 

Text Box: “ETAPAS DE LA PALABRA
Nerio Alvarez

C. LA REVELACION DE LA PALABRA

VI. CONCLUSION

 

             Hemos estudiado la importancia, trascendencia y significado que tiene la palabra del evangelio de Dios revelado al apóstol Pablo, el cual puede producir realidades tangibles en nuestras vidas, Utilizándola como “la espada del espíritu” “creemos que ella, la palabra de gracia, es suficientemente capaz de hacer lo que Dios ha prometido para nosotros” desde luego que es imprescindible el conocimiento de lo que se nos ha dado.

            

             En la medida en que prestemos atención a lo importante que es el conocimiento de la gracia, en esa misma medida se irá entrelazando tanto el crecimiento espiritual como la vida natural, teniendo siempre presente, que no es debido a lo que nosotros hagamos, sino por lo que EL hizo en la cruz del Calvario y prometió para nosotros mediante la palabra de su gracia, explicada por el Apóstol Pablo a la iglesia, que es místicamente el cuerpo de Cristo”

VI. EFECTOS CAUSADOS POR LA REVELACION DE LA   PALABRA

 

                                  La Biblia muestra a través de todos los libros y cartas que la componen que la palabra dicha por Dios, está establecida para producir el efecto de la reconciliación en la vida del hombre; Jesús en los días de su humanidad dijo acerca de esto que "El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado, y las que habló por medio del apóstol Pablo: son espíritu y son vida" (Jn.6:63). Este verso es una clara demostración de la vivencia que la palabra tiene en sí misma; de esta enseñanza podemos extraer un principio para tener muy en cuenta a la hora de hacer un balance doctrinal serio: Nada que se haga humanamente, será capaz de producir jamás un resultado espiritual".

 

                           El efecto que la palabra de gracia cause en el creyente depende de cómo este reaccione ante ella. Santiago aunque fue un enemigo frontal de las enseñanzas de Pablo, en su carta dirigida a las doce tribus de Israel (Stg. 1:1) dice algo interesante en cuanto al comportamiento del creyente ante la palabra: "Por lo cual desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada...pero sed hacedores de ella" (Stg. 1:21,22).

 

                           Dios no es culpable por los fracasos del creyente que no quiere aceptar lo que le ofrece la palabra de la gracia; él ya hizo provisión necesaria para todo aquel que la quiera recibir. Es necesario que el creyente tome una determinación para hacer un balance entre creer lo que Pablo enseña sobre la gracia o aceptar lo que otros dicen de ella; la palabra de gracia está por encima de dogmas, mandamientos de hombre y legalismos religiosos que están fuera de todo contexto bíblico racional.

 

                           Vamos a estudiar siete efectos que genera la palabra del Evangelio de Dios revelado al apóstol de los gentiles. La palabra produce en la vida del creyente de gracia, innumerables e increíbles cosas, situaciones y milagros, estas señales marcan la diferencia entre un creyente espiritual y otro que no conoce la vida abundante que otorga el evangelio de las inescrutables riquezas de su gracia.

 

1. POSICIONALMENTE PRODUCE UN NUEVO NACIMIENTO

 

                           Cuando decimos que la palabra produce un nuevo nacimiento no nos estamos refiriendo a la salvación porque esta fue otorgada desde antes del principio de los siglos, sino más bien  a que el estilo de vida en el arrea natural que produce la gracia, es algo nuevo, diferente, perfecto.

 

                           Aunque Pedro oyó las enseñanzas de Pablo, no asimiló o no se quiso expresar sobre la gracia, no obstante dejó "colar" algunos indicios de los consejos paulinos "Siendo renacidos, o nacidos de nuevo, no de simiente corruptible, sino incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre" (1 Pe.1:23) Observemos que la palabra "renacidos" es un término gramatical compuesto de dos palabras: RE‑ que significa: "volver a" y la otra palabra NACER que significa: "vivir o tener vida", traigo esto a colación porque el término "renacer" se le aplica a una persona que ha vuelto a nacer. Si analizamos un poco más a fondo esa palabra concluimos que: Para que una persona "vuelva a nacer" primero debería haber "estado muerta", y para "estar muerta" primeramente debe "haber tenido vida" en algún momento.

 

                           Pablo enseña esa verdad de la siguiente forma: "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; nueva creación es la mejor traducción, las cosas viejas pasaron; es bueno aclarar que esta frase no se refiere a que todas las cosas que el hombre hacía antes de "descubrir" que era salvo, ya no estén presentes, sino que "las cosas viejas" traducidas como pecado ya son historia del pasado porque estamos "muertos al pecado"  (Ro. 6:2,11) y por razón de que "Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, NO TOMANDOLES EN CUENTA a los hombres sus pecados" (2 Cor. 5:19); es que he aquí todas las cosas son hechas nuevas" ( 2 Cor.5:17) y Pedro dice que Dios "nos hizo renacer para una esperanza viva" (1 Pe. 1:3) razón para lo cual Dios nos predestinó y reconcilió consigo mismo, para poder vernos limpios, sin manchas, sin arrugas, sin contaminación, sin pecado.

 

2. ESTABLECE LA COMUNICACION CON DIOS

 

                           A través de los tiempos Dios siempre ha tratado con todos los medios posibles atraer al hombre, y restablecer la comunión que Adán interrumpió en Edén; en la antigüedad utilizó a los ángeles y dio palabra a los profetas, después envió a su propio hijo en semejanza de carne de pecado con el mismo propósito, y por último envió al espíritu de la verdad con la misión de convencer al mundo de justicia, de pecado y de juicio utilizando en estos últimos tiempos la palabra revelada a Pablo: "Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su  gloria, y la misma imagen de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder" (Heb.1:1‑3).

 

                           Es apóstol Pablo siempre pedía a los creyentes de su época que la palabra de gracia siempre estuviera presente en la vida natural de cada uno de ellos. El apóstol de los gentiles tenia un perspectiva clara de lo importante que era mantener en la vida interior la palabra del evangelio de Dios: “Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, Hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; ahora enseña colmo lograr esas actitudes en este mundo lleno de conflictos: asidos de LA PALABRA DE VIDA, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado” (Fil. 2:14-16.)

 

                           Pablo en casi todas sus epístolas aconsejaba a los receptores de sus cartas, a que tuvieran muy en cuenta las instrucciones del Evangelio que el predicaba. El escribe a los Colosenses  y vuelve a recalcar la importancia de tener conocimiento del evangelio de Jesucristo: “La palabra de Cristo more EN ABUNDANCIA en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría” (Col. 3:16)

                          

3. RENUEVA LA MENTE  

 

                           Como parte integral del alma, la mente es, por decirlo de alguna manera, la "antena satélite que capta por medio del subconsciente todo lo que viene a ella", en esta sección del alma, la mente no tiene la capacidad de seleccionar o razonar sino que simplemente recibe todo tipo de información que luego es procesada por la parte consciente, el cual "decodifica" cada señal que recibe, y decide si se debe ejecutar alguna acción.. Es maravilloso saber que la palabra de gracia tiene el poder de "invadir" esas áreas místicas del hombre para ayudarle a solucionar problemas que por métodos humanos sería imposible resolver.

 

                           Pablo dice que la palabra tiene la capacidad de "transformar al hombre por medio de la renovación del entendimiento lo cual tiene que ver con el raciocinio, la inteligencia" y que el viejo hombre que está viciado y lleno de deseos engañosos "se va renovando por la palabra de gracia hasta el conocimiento pleno...en el espíritu de vuestra mente" (Ro. 12:2; Col. 3:10; Ef. 4:23); notemos que no habla de renovar el espíritu porque este está completo sino del área mental como parte del alma.

 

4. EDIFICA

 

                           El apóstol Pablo es el abanderado en la enseñanza de la edificación de la iglesia por medio de la palabra; al principio de su ministerio comparte con sus compañeros de lucha la verdad de que: "la palabra de su gracia tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados" (Hch. 20:32). "Edificados sobre el fundamento, aquí equivale a enseñanza de la palabra, de los apóstoles y los profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio espiritual llamado iglesia, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor" (Ef. 2:20,21).

 

                           La gracia fue para Pablo lo que fue para Moisés la ley; Moisés fue la base fundamental donde se desarrollaron las enseñanzas de la Ley, Pablo es responsable de que todos los que creen a sus palabras obtengan una libertad, paz y estilo de vida que solamente otorga la gracia: "Yo como perito arquitecto de la gracia que me fue revelada, puse el fundamento" (Cor. 3:10).

 

 

5. ES ALIMENTO ESPIRITUAL.

 

                           Como enseñamos anteriormente, la palabra es lo único que puede regenerar, transformar el alma.  En los preparativos del inicio ministerial de Jesús, este tuvo una "peña teológica" con el mismísimo Satanás que reiniciaba sus acciones y pretendió confundirlo con aquel: "si eres el Hijo de Dios, di a estas piedras que se conviertan en pan, pero como Jesús no tenía interés en demostrarle ni revelarle a Satanás quien era, le contestó: no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra, símbolo de alimento espiritual, que sale de la boca de Dios" (Mat. 4:3,4); en aquella dispensación de la ley bajo la cual nació, creció, desarrolló su ministerio, vivió, murió, resucitó y ascendió Jesús y los profetas, él era el único que enseñaba la palabra "la que sale de la boca de Dios", esa misma palabra es la que le fue revelada al apóstol Pablo.

 

                           El apóstol Pedro que asimiló algunas de las enseñanzas de Pablo pide que "desechando toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, en cuanto a enseñanzas doctrinales, aconseja como si fuera cuestión de vida o muerte: desead como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, o sea la palabra sazonada con gracia, libre de toda atadura, dogma, legalismo religioso y doctrinas de hombres disfrazadas con la palabra, para que por ella, por la palabra dicha enseñada por Pablo, crezcáis para salvación" (1 Pe. 2:1,2); es bueno aclarar que aunque es este texto el griego se utiliza para salvación  la palabra soteria, de acuerdo a pre contexto, lo que significa es que el creyente "que ya fue salvo desde antes de la fundación del mundo, tiene que ir descubriendo cada día más su verdadera posición en Cristo para obtener todo lo que le pertenece, creciendo en el conocimiento de El, lo que redunda en la provisión diaria de "todo lo que pertenece a la vida y a la piedad" que YA nos ha sido dado”

 

6. PREVALECE SOBRE EL RAZONAMIENTO HUMANO

 

                           A través de toda la Biblia la palabra dicha por Dios, y la enseñada por Pablo, tienen la intención de estar por encima de lo que el hombre pueda razonar acerca de ella. La mente finita del ser humano natural no está en capacidad de poder ni siquiera remotamente, adentrarse en las profundidades espirituales que encierra la palabra, pero los creyentes que aceptan la palabra de gracia porque tienen la mente de Cristo, sí puede discernir las cosas místicas del Espíritu que mora en ellos.  

 

                           El escritor de Hebreos habla de dos tipos de creyentes que han sido instruidos en la misma palabra, el primero es "todo aquel que participa de la leche, o sea enseñanzas basadas en ritos, leyes, costumbre y mandamientos de hombre,  es inexperto en la palabra de justicia, que se le reveló a Pablo, porque es niño" (Heb.6:13); y el otro tipo de cristiano es aquel que toma "el alimento sólido, que son los misterios revelados a Pablo, para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso, tienen los sentido ejercitados en el conocimiento del bien y del mal" (He. 5:13,14); el cristiano debe ir creciendo, madurando en el conocimiento de la palabra de gracia lo que le ayudará a dejar a un lado la razón del intelecto y la lógica humana, que probablemente difiera con el sentido que tiene la palabra: "Antes bien, creced en la gracia que da libertad y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo" ya que ese conocimiento "de él"  por medio de la gracia. es la verdad que nos hace libres. (2 Pe. 3:18).

 

7.  DELEGA AUTORIDAD

 

                           Dios de alguna manera debió asegurarse que el cuerpo de su Hijo que es la iglesia, contara con un elemento autoritario para hacer "cosas mayores" que las que hizo Jesús cuando estuvo en al tierra, esa porción del poder ejecutor de Dios en el creyente es la palabra de gracia; por medio de ella, la salud, paz, gozo, la prosperidad, la seguridad de la salvación, el consejo, la consolación, la exhortación y el crecimiento integral, son hechos reales y verdaderos acorde con lo que Cristo obtuvo para nosotros.

 

                           Una de las inquietudes del apóstol Pablo para con los creyentes de Efeso era que "el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de SABIDURIA y REVELACION en el CONOCIMIENTO de él por la palabra revelada, para conocer cuál es la ESPERANZA a que él os ha llamado, cuales las RIQUEZAS de la gloria de la HERENCIA en los santos y saber además que sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo" (Ef. 1:17,58,22,23); desde luego que la manera de ejercitar todo esa “batería de poder " y autoridad que Dios nos delegó, es por medio del conocimiento de la palabra revelada al apóstol Pablo, no existe en ninguna página de la biblia algún otro método que sea capaz de lograr lo que hace la palabra de gracia plasmadas en las trece cartas del apóstol Pablo y el tratado a los Hebreos. Naturalmente para que la palabra produzca los efectos que ella dice que produce, debe estar arraigada no únicamente en el espíritu

regenerado del creyente, en el alma y la mente para que mediante su renovación ,vaya efectuando la metamorfosis necesaria para recibir los misterios que Dios revela a su iglesia.

 

                           La palabra de gracia revelada al apóstol Pablo para el crecimiento de la iglesia, es la única arma con la que contamos para nuestro desenvolvimiento en esta vida, ella, conforme a nuestra confesión, ejercita a los ángeles que están nuestro favor para ejecutar todo lo que esté de acuerdo al pacto establecido por Cristo el resucitado, lógicamente bajo la voluntad de Dios..

 

                          Cuando lo que hablamos en nuestro andar diario está en línea con lo establecido para nuestra gloria, podemos tener la seguridad que es un arma poderosa que es creativa, milagrosa, energética y capaz de hacer todo aquello para lo cual Jesucristo mostró  Pablo:  "Pero teniendo un mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito en el libro de los Salmos 116:10: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, a la gracia, por lo cual también hablamos" (2 Cor. 4:13); la palabra que salió de la boca de Dios para provisión al pueblo de Israel, tiene el mismo poder que la que sale por boca de Cristo en labios de Pablo, a quien se le revelaron todos los misterios escondidos pero en ambos casos, la confesión de la misma es la clave para que esta produzca resultados.

======================================================================================================

 

             El misterio escondido “desde los siglos en Dios” (Ef. 3:8,9), fue revelado al apóstol Pablo para beneficio de los gentiles, y todo aquel que crea en el Evangelio de Dios que fue revelado a la generación posterior al acto redentor del Monte Calvario.

            

             Dios escogió a UN hombre desde antes de la fundación del mundo, con el fin de manifestarle a la humanidad, el amor y compromiso predestinó para su pueblo llamado IGLESIA.

 

             El Señor en su soberanía escogió a quien él le plació e Instruyó en la tierra  perfectamente Pablo en  los asuntos de la Ley de Moisés para después, revelarle desde el cielo el evangelio de la gracia con el fin de este, Pablo, pudiera comparar y hacer diferencia entre las dos evangelios: El de la circuncisión y el de la incircunsición.

 

             El apóstol de los gentiles fue predestinado para “Aclarar a todos cuál sea la dispensación del MISTERIO ESCONDIDO  desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas (Ef, 3:9)

 

             Pablo, consciente de la necesidad de que los gentiles entendieran y expandieran la revelación que recibió en el tercer cielo, expone su preocupación: “No ceso de dar gracias por vosotros haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestros Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé ESPIRITU DE SABIDURIA, y de REVELACION en el CONOCIMIENTO de él; el apóstol Pablo estaba interesado en que todos entendieran el misterio de la revelación, ALUMBRANDO, iluminando, enfocando, irradiando, abriendo, los ojos de vuestro ENTENDIMIENTO, para que sepáis, cuál es la ESPERANZA a que él os ha LLAMADO y cuáles las RIQUEZAS de la gloria de su HERENCIA en los santos” (Ef. 1:16-18)

 

———————————————————————————————————————————————————————————--

 

LA REVELACION VIENE DE JESUCRISTO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

 

 

 

 Contáctenos:

Este es el portal oficial del Ministerio Internacional DICE LA BIBLIA ORG.

Miami Lakes, FL. USA

1999-2013

 

 

             La REVELACION fue un asunto que Jesucristo guardó celosamente hasta después de su muerte, crucifixión y posterior ascensión al cielo cuando dijo: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero POR AHORA lo las podéis sobrellevar” (Jn. 16:12), no era que no las quisiera enseñar, sino que por extemporaneidad del pacto no le era permitido expresarlas.

 

             Recordemos que cuando Jesús estaba en la tierra, todavía estaba vigente el pacto de la Ley de Moisés, La Gracia es una dispensación y pacto post-Calvario cuyo cordero inmolado una vez y para siempre, fue el hombre llamado Jesús como testador de un

Nuevo y Mejor Pacto, eterno, esta vez “establecido sobre mejores promesas”. (He. 8:6)

 

             La Ley estuvo vigente hasta la tarde del Calvario, por tal motivo, la división que hicieron los organizadores de la biblia al colocar los libros llamados evangelios como parte del Nuevo Testamento, es una división no correcta.